LA SOMBRA DEL CIPRÉS ES ALARGADA

Destino, 1948

Miguel Delibes inaugura su carrera literaria con dos de las que luego serán sus constantes narrativas: la infancia y la muerte. Con su primera novela, "La sombra del ciprés es alargada", consigue el Premio Nadal en su cuarta edición –1947–.

Pedro, protagonista y narrador de esta historia, queda huérfano y es confiado a un atrabiliario profesor y tutor, el señor Lesmes, cuya filosofía de la vida se cifra en desconfiar y desligarse de los sentimientos y de los afectos, para no verse expuesto a perder un día lo que se ama. Es lo que le pasa al niño Pedro, a quien la muerte le arrebata primero a su íntimo amigo, Alfredo, y luego a la mujer de la que se ha enamorado. La muerte, personificada en la sombra del ciprés, "que corta como un cuchillo", se enseñorea de toda la historia y del ánimo de los personajes.

El escritor dedica esta novela a sus padres, a su mujer y a su hijo Miguel, nacido en 1947 y primero de sus siete hijos.

Portada de la obra de Miguel Delibes 'La sombra del ciprés es alargada (antigua)' Portada de la obra de Miguel Delibes 'La sombra del ciprés es alargada'